Arte y Cultura.

Italia fue cuna de grandes civilizaciones, como la etrusca y la griega, que dejaron su pisada en la evolución de la cultura occidental. El arte, la filosofía, las lenguas y la política son algunos de los reflejos que dejaron en la cultura italiana.

 

Hablar de la cultura italiana es hablar de una de las claves por la cual es más reconocida, junto al arte, su arquitectura, gastronomía, diseño, ópera, etcétera. La torre de Pisa, el Coliseo romano, Venecia, son algunos de los distintivos arquitectónicos del país.

 

Los italianos del centro y sur del país tienen grandes influencias de lo tradicional y de la cultura mediterránea y son gentes de aspecto moreno y cabellera oscura. Los italianos del norte, en cambio, resultan más parecidos al tener mayor estatura, ojos claros, tez blanca y cabellera más rubia.

 

Pero esas son simplemente diferencias étnicas. La personalidad de los italianos es de norte a sur común a todos. Son los típicos enamorados de la vida, sociables, apasionados, demostrativos y muy bien parecidos, tanto hombres como mujeres son considerados de las personas más bellas del mundo.

 

Son personas realmente trabajadoras que esperan ansiosas el momento de relajarse, casi siempre en familia o con amigos. Generalmente se trabaja cinco días a la semana y medio sábado, y es muy común que tomen un largo descanso para cortar el día laboral.

 

Para ellos la familia es lo primero, aman compartir momentos entre ellos. La comida principal es a su vez la principal excusa para congregar a la familia y compartir el mejor momento del día, donde comen, beben y socializan.

En su gran mayoría, los italianos, son católicos romanos debido a la gran influencia que ha tenido la Iglesia a lo largo de la historia; ésta influenció fuertemente el arte y la vida de los italianos. Esculturas, pinturas, arquitectura son algunas de las artes más influenciadas por el catolicismo.

 

Italia es un país con una enorme tradición cultural. En literatura, ha tenido grandes autores en diferentes épocas –Dante Alighieri, Bocaccio, Petrarca, Italo Svevo, Cesare Pavese, Leonardo Sciascia, Antonio Tabucchi-, lo mismo que en cine: Vittorio de Sica, Roberto Rossellini, Luchino Viosconti, Federico Fellini, Bernardo Bertolucci, Michelangelo Antonioni, Marco Ferreri, Pier Paolo Pasolini, Nanni Moretti.

Su riquísima y diversa arquitectura es uno de sus mayores atractivos turísticos, especialmente en ciudades como Roma y Florencia.

Fue epicentro del arte renacentista y la tierra donde nacieron y vivieron figuras como Miguel Ángel, el autor de los famosos frescos de la Capilla Sixtina, y Leonardo Da Vinci (pintor, científico, ingeniero, inventor, anatomista, escultor, arquitecto, urbanista, botánico, músico, poeta, filósofo), cuya figura encarna como pocas el ideal del genio.

italianos en el mundo
  • Dante Alighieri (Italia, 1265-1321), La Divina Comedia (escrita c. 1307-1321) Guiado.

Dante, este florentino, miembro de los güelfos “blancos”, ilustre representante del dolce stil nuovo, murió exiliado en Ravena. Sus poemas dedicados a Beatriz y su divina Comedia lo hacen el  padre de la poesía italiana. 

 

Italianos en el mundo
  • Alba Madonna

Rafael pintó madonas (imágenes de la virgen maría) con mucha frecuencia. Esta en particular fue encargada por la iglesia de los Olivertanos de Nocera en 1600 y luego fue cedida al marqués del Carpio, virrey de Nápoles, que la trasladó, en el siglo XVIII, a la casa madrileña del duque de Alba, de donde tomó nombre.

 

Leonardo da Vinci:

 

Este personaje característico del Renacimiento no fue solo artista, sino también científico e ingeniero. A los 16 años fue enviado como aprendiz al taller del artista Andrea del Verrochio, en Florencia, donde adquirió una gran cultura artística, técnica y científica. Su talento como ingeniero se desarrollo en la corte  de los Sforza, en Milán, entre 1482 y 1498, y luego con César Borgia, hasta 1506. Además de su tratados sobre arquitectura, armamento, el vuelo de las aves, estudios anatómicos y observaciones sobre física y ciencias naturales, dejo numerosos manuscritos ilustrados con dibujos y esquemas que representan sobre todo maquinas diversas, muchas muy futuristas para su época. Para él, “la mecánica es el paraíso de las ciencias matemáticas, porque con ella se cosechan sus frutos”. Sin embargo, da Vinci no fue el precursor universal que se ha querido ver en él. Se apasiono mucho mas por la investigación y la especulación que por la realización de los proyectos, de modo que no tiene sentido atribuirle gran cantidad de inventos.

Su principal contribución es una nueva aproximación al conocimiento, que abrió las puertas al desarrollo científico. Su curiosidad universal, su sentido agudo de la observación, sus intentos de experimentar y su comprensión del papel fundamental de las matemáticas constituyen sus verdaderos meritos.

Italianos en el mundo
  • Maquina voladora de Leonardo da Vinci.

Leonardo da Vinci fue el autor de los primeros estudios científicos sobre el vuelo de las aves y su imitación mecánica. Sus manuscritos contienen numerosos dibujos de maquinas voladoras. Este fragmento, de 1943, es la primera representación de un helicóptero (bibliothèque de I’Institut, Paris).

El Humanismo y las formas

 

Basado en parte en un redescubrimiento del arte de la Antigüedad, en un estudio razonado de sus obras, y de manera más general, en una efervescencia intelectual que cuestiono todas las viejas certezas, el Renacimiento nació a principios del siglo XV, en Florencia: la metrópoli toscana conjugaba un periodo económico y financiero, un fuerte poder político, el mecenazgo (los Médicis) y la presencia de creadores únicos. En escultura destacan Donatello, Ghiberti, Luca della Robbia, Antonio del Pollaiolo, Verrochio, sin hablar de muchos artistas de  menor fuerza, pero de un gran refinamiento (como los hermanos Rossellino: Bernardo, también arquitecto, y Antonio) El ingenio de Miguel Ángel domino el siglo XVI. Junto con Cellini y Giambologna, origino ese arte hecho de grandeza y movimiento llamado manierismo que animo el espíritu del Renacimiento difundido en Europa en esa época.

 

Italianos en el mundo
  • Andrea del  Verrocchio (1435-1488) El Colleone, en Venecia (1479-fundida c. 1495)

Esta figura ecuestre del condotiero Bartolomeo Colleoni expresa toda la energía del Renacimiento, en un equilibrio de tensiones opuestas.

Italianos en el mundo
  • Antonio de Pollaiolo (c.1432-1498), Hercules y Anteo (c.1475-1480) Estatuilla de bronce, (Museo del Bargello, Florencia)

Italianos en el mundo
  • Donatello. el festín de Herodes (c.1427) La extraña composición, con su vacio central, acentúa el pathos de la escena. La rudeza, la aspereza de los personajes se oponen a la elegancia del estilo gótico internacional. Por último, el nuevo sistema de perspectiva geométrica revela la obra como una “ventana” que da a un espacio más vasto. Bajorrelieve en bronce dorado que decora las fuentes bautismales de baptisterio de Siena.

Italianos en el mundo
  • Donatello (Donato di Betto Bardi, 1386-1466), El poeta Habacuc, llamado el Zuccone (c.1425-1435). Estatua realizada para el campanario de la catedral de Florencia.

 

Italianos en el mundo
  • Luca della Robbia (c.1400-1482), San Juan (c.1445). Los medallones que decoran la capilla de los Pazzi, en la iglesia Santa Croce de Florencia. La terracota esmaltada policroma, típica del taller de los Della Robbia, contrasta con la arquitectura rígida de Brunelleschi.

Italianos en el mundo
  • Miguel Ángel (Michelangelo Buonarroti, 1475-1564), Esclavo moribundo (1513-1516) (Museo del Louvre, Paris)

La obra escultórica de Miguel Ángel.

 

Ante todo escultor, aunque también fue arquitecto, pintor y poeta, Miguel Ángel rompió con el arte del Renacimiento clásico por su terribilità, la energía con que comunicaba en mármol las pasiones del alma. Entre sus obras maestras figuran:

-la  Piedad  de San Pero de Roma (1498-1499)

-el David que simboliza la republica, en Florencia (1501-1504)

-la tumba de Julio II, comenzada en 1505, modificada varias veces y la cual subsisten el monumento de la iglesia de San Pedro Encadenado en Roma, con el Moisés y los Esclavos (“rebelde” y “moribundo”) del Louvre;

-las tumbas de los duques de Médicis, en la Sacristía nueva de San Lorenzo, en Florencia (1516-1534);

-las tres últimas Piedad esculpidas por el mismo: Piedad de la Catedral de Florencia (1550-1555), Piedad de Palestrina (1550-1555), Piedad Rondanini (1555-1564).

 

La Pintura del Renacimiento

 

El Primer Renacimiento.

 

Las primeras décadas del siglo XV (en italiano, el Quattrocento) marcaron una renovación radical de la visión propuesta por los pintores. El Punto de partida fue Italia, sobre todo Florencia. Los aspectos más significativos fueron el espíritu humanista y la representación del espacio.

El humanismo debe considerarse en su doble aspecto, arqueológico y filosófico. Desde el siglo precedente, la pasión de las “humanidades” había llevado a los eruditos a estudiar los textos olvidados de las literaturas griegas y latina. La convicción de la Antigüedad contenía una enseñanza esencial alcanzo a los artistas del siglo XV. Brunelleschi y su amigo Donatello  viajaron a Roma, hacia 1406-1416, para estudiar los monumentos antiguos; Alberti hizo lo mismo en 1432-1434. La influencia de los tres en los pintores seria determinante. Mas allá del estilo y  la proporción, lo que la Antigüedad pagana revelo a los nuevos artistas es que podían poner al hombre en el centro de su visión del mundo, y ya no a Dios. La pintura dejo de representar las verdades simbólicas y, aun en las escenas religiosas, se mostro sensible a las apariencias y tendió a representar un mundo visto por el ojo humano.

Como consecuencia de ese espíritu, Brunelleschi desarrollo un sistema coherente para representar el espacio: la perspectiva geométrica, que le enseño a Masaccio. La obra de este ultimo represento una ruptura tan grande que no se asimilaría en décadas. Escrito en 1435, el tratado de Alberti, De la pintura, definía el cuadro como una “ventana” que dejaba ver el mundo.

 

Italianos en el mundo
  • Paolo Uccello (Paolo di Dono, 1397-1475). La Cacería nocturna (c.1470).

Una de las últimas obras del pintor, realizada sobre la parte superior de un cofre o cassone: el bosque se vuelve una red de líneas verticales en la cual el artista revela todo su júbilo al experimentar con la perspectiva. (Ashmolean museum, Oxford).

 

  • Piero della Francesca (c.1416-1492). El descubrimiento de la verdadera cruz (c.1452-1459). Detalle de uno de los frescos de la “Leyenda de la cruz” de la iglesia de San Francisco d’Arezzo (Toscana). Helena, madre del emperador Constantino, descubre la cruz de Cristo, que tiene el poder de resucitar a los muertos. La perspectiva y el estudio de las formas geométricas son abordados como medios para comprender el universo, cuyo centro es el hombre.

 

 

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
  • Andrea Mantenga (1431-1506), óculo de bóveda en trompe l’oeil que forma parte de los frescos que decoran la “Recamara de los esposos” (c.1473) en el palacio ducal de Mantua(Lombardía)

  • Antonello da Messina (c.1430-c.1479), Cristo en la columna (1476-1477). El artista, sensible a la pintura flamenca, contribuyo a la difusión de la pintura al óleo en Italia. (Museo del Louvre, París).

 

Italianos en el mundo
  • Sandro Botticelli (1445-1510), La Primavera (c.1478). El redescubrimiento de la mitología pagana en los medios humanistas de Florencia (aquí, mercurio, Las Gracias, Venus, Flora…), (Museo de los Oficios, Florencia).

 

Italianos en el mundo
  • Masaccio (Tommasso de ser Giovanni Cassai, 1401-1428), El Pago al Tributo (1426-1427). Uno de los frescos de la capilla Brancacci, en la iglesia Santa María del Carmine de Florencia. La representación del espacio obtuvo por la disposición de la perspectiva, la unificación del color y el modelado de las formas con la luz y la sombra. El realismo expresivo tiende a individualizar a los personajes.

Italianos en el mundo
  • Fra Angélico (Guido di Pietro, c. 1400-1455), La Anunciación (c. 1430-1432), detalle del retablo del Prado. Las obras de Fra Angélico se caracterizan por la simplificación del dibujo y la claridad de la composición y el uso de colores francos. En este monje inspirado, el humanismo de las formas no excluye su idealización. (Museo del Prado, Madrid).

 

Italianos en el mundo
  • Giovanni Bellini (c.1430-1516), El Dux Leonardo Loredan (1501). Pintor de la corte veneciana, Bellini tomo de los maestros flamencos el arte del retrato y el tratamiento de la luz. (National Gallery, Londres).

El Renacimiento Triunfante

Cuando, con Julio II, el papado se volvió el principal poder de Italia, el centro del Renacimiento se traslado de Florencia a Roma. Durante todo el siglo XX, la ciudad de los papas fue un gigantesco taller con centro en el Vaticano. El arte estaba orientado hacia la expresión de la grandeza.

 

Si bien, con  Leonardo da Vinci, la pintura alcanzo una perfección sin precedente en la representación de lo visible y en el aspecto  orgánico de la vida, los otros grandes maestros del Renacimiento triunfante introdujeron un “gran estilo” hecho de armonía y solemnidad. Los principales fueron Rafael, que con su taller hizo enormes trabajos de decoración (las Logias y las Estancias del Vaticano, además de los cartones dibujados para la galería de los Tapices), y Miguel Ángel, quien paso dos veces cuatro años decorando la capilla Sixtina (la bóveda y el Juicio Final).

 

En Venencia, Tiziano oriento el arte del pintor en otras direcciones: las de la pintura clásica.

 

 

 

Las obras de Leonardo

 

Al afirmar que la pintura es “cosa mental”, Leonardo da Vinci propuso una verdadera reflexión sobre la representación de lo visible. Su interés por la luz y la sombra, el movimiento y la atmosfera lo llevaron a desarrollar el sfumato, técnica que consiste en diluir los contornos en una bruma vaporosa para unir los personajes con el paisaje que los rodea.

 

Entre sus obras mas famosas están: La Anunciación (1473-1475, autoría discutida), museo de los Oficios, Florencia; La Virgen de las rocas, dos versiones, museo del Louvre, Paris (1483-1485) y British Museum, Londres (1486-1490 y1506-1508); La dama del armiño (1483-1486), museo Czartoryski, Cracovia; La Cena (1495-1498), pintura mural, convento de Santa María delle Grazie, Milán; La Gioconda (1503-1507), museo del Louvre; La Virgen, Santa Ana y el Niño Jesús (1508-1510) museo del Louvre; San Juan Bautista (c.1513-1516), museo del Louvre.

Italianos en el mundo
  • Leonardo Da Vinci (1452-1519), La Virgen y el niño con Santa Ana y San Juan Bautista (c.1500). Boceto. (National Gallery, Londres)

 

Italianos en el mundo
  • Giorgione (Giorgione da Castelfranco, c. 1477-1510), La Tempestad (c.1507). Se cuenta que  Giorgione pintaba sin boceto: los elementos del paisaje, dispuestos sobre la tela sin un interés perspectivas, están sumidos en una luz difusa que suaviza sus  contornos. El tema del cuadro (las relaciones que unen al hombre con la naturaleza) está cargado de misterio y poesía. (Galería de la Academia, Venecia).

Italianos en el mundo
  • Rafael (Rafaello  Santi o Sanzio, 1483-1520), El incendio del Borgo (1514).

El papa León IV apaga milagrosamente un incendio que amenazaba con devastar roma. Al decorar las Estancias del Vaticano, Rafael mostro una gran limpidez que combinaba armonía y movimiento.

Italianos en el mundo
  • Miguel Ángel, La creación del Hombre (c.1511), bóveda de la capilla Sixtina, Vaticano. Este es el más famoso de los nueve frescos que ilustran los diferentes episodios del  Génesis, dispuestos en el techo de la capilla. Representa el regreso del alma humana a Dios. Ordenada por el papa Julio II, en 1508, la decoración fue terminada en 1512.

Italianos por el mundo
  • IL Correggio (Atonio Allegri, c.1489-1534), Venus, sátiro y Cupido (c. 1525). La mitología plena de languidez del maestro de Parma. (Museo del Louvre, Paris).

Italianos en el mundo
  • El Veronés (Paolo Caliari, 1528-1588), Las Bodas de Caná (1563) (detalle). Episodio evangélico visto como una enorme fiesta veneciana. (Museo del Louvre, Paris).

Italiano en el mundo
  • Il Tintoretto (Jacopo Robusti, 1518-1594), El traslado del cuerpo de San Marcos (c.1560).

El episodio religioso es un pretexto para una escenificación en que los juegos de luz y los efectos de perspectiva refuerzan la atmosfera fantasmagórica. (Galería de la Academia, Venencia).

Tiziano o el pintor.

 

Tiziano dominó la pintura europea del siglo XVI. Durante 60 años, a partir de 1516, fue el primer pintor de Venecia. Fue el pintor preferido de Carlos V y de Felipe II. Por el equilibrio de sus composiciones, su profundidad psicológica, la sensualidad de sus colores y la vida que confería a lo que pintaba, definió el clasismo pictórico por muchos siglos.

Exploro todos los géneros: escenas bucólicas (El concierto campestre, antes atribuido a su maestro Giorgione, c. 1510), escenas mitológicas (Bacanales, 1518-1519; Flora), alegorías (Amor sagrado y amor profano, c. 1515), pinturas religiosas (La Virgen y el Niño, 1519-1526), retratos (Carlos V, 1532-1535; Francisco I), desnudos (La venus Urbino, 1538).

Fue el primero en jugar con los materiales, con la calidad de las pinceladas, sobre todo en sus últimos cuadros, como El suplicio de Marsias, o la Piedad (1573-1576) en los que liberó, con toda su vehemencia, su genio de pintor.

Italianos en el mundo
  • Tiziano (Tiziano Vecellio, 1488/1490-1576), Venus con organista.

 

El artesanado del Renacimiento.

 

Un escenario humanista.

 

El ideal de civilidad y humanismo proveniente de Italia, que prevaleció en el Renacimiento, modifico el estilo de vida. Se introdujo la luz en los lugares habilitados, de modo que la decoración pintada cobro importancia. A los cuartos oscuros del periodo gótico, m arcados con relieves de la estructura, los sucedieron las salas de recreo cubiertas de frescos alegóricos o decorados grutescos (formados de arabescos y figurillas fantásticas). La suntuosa ornamentación de los cofres (con pinturas, incrustaciones, tejidos) hacia el cassone italiano un objeto de arte precioso (siglos XIV- XVI). Los armarios de dos cuerpos se organizaban según una arquitectura antigua, con frontones y columnas (a partir del siglo XV). Las mesas tenían magnificas incrustaciones de piedra o ebanistería. Los utensilios de mesa se convertirían en detalles de refinamiento (vidriería, orfebrería), aun cuando el tenedor se impuso en Francia solo con Enrique III (1574-1589). Los príncipes cultos mandaban construir cuartos de estudio (studiolo en italiano), con decorados complejos.

El arte del libro se transformo con la invención de la tipografía (imprenta de caracteres móviles). Aunque la Biblia de Gutenberg (primer libro impreso en occidente, 1455) conservaba un aspecto muy medieval con sus caracteres góticos y sus ilustraciones pintadas, los impresos italianos no tardaron en imponer el estilo moderno con los caracteres “romanos” e “itálico”.

Italianos en el mundo
  • Cassone (principios del siglo XV) Los cassoni son cofres de madera pintados o taraceados.

Italianos en el mundo
  • Benvenuto Cellini (1500-1571). El refinamiento del  estilo  manierista invadió los objetos más comunes. Los temas mitológicos inspiraron obras que deslumbran por su virtuosidad técnica. (Kunsthistorisches Museum, Viena).

Italianos por el mundo
  • Aldo el viejo  (Tebaldo Manuzio, c. 1449-1515), página impresa de El sueño de Polifilo (Venezia 1499). La edición impresa de esta novela alegórica, cuyo título en latín es Hypnerotomachia Poliphili y cuyo autor es el monje Francesco Colonna (1433-1527), constituye por su limpidez y la elegancia de los grabados una obra maestra del arte tipográfico. Aldo el viejo, inventor del carácter itálico (1501), fundió una famosa dinastía de impresores venecianos. (Biblioteca nacional de Francia, Paris).

Italianos en el mundo
  • La logia de Psique (c.1517-1519) en la villa Farnesina (Roma); arquitectura de Baldassare Peruzzi (1481-1536). Rafael y numerosos pintores crearon uno de los decorados “grutescos” más famosos.

Italianos en el mundo
  • Studio del duque de Urbino (segunda mitad del siglo XV), palacio ducal, Urbino. Las paredes están cubiertas de marquetería en trompe L’oeil que representa armarios llenos de libros, armas, instrumentos musicales.

 

El auge del grabado.

 

Si bien el grabado en madera (o xilografía) ya permitía imprimir gran cantidad de imágenes, religiosas o profanas, desde el siglo XIV, el grabado en metal, el buril, fue una creación del Renacimiento. Surgió hacia 1450 en los talleres de los orfebres florentinos.

El dibujo obtenido podía ser extremadamente fino y las obras alcanzaban un alto niel artístico.

El pintor Antonio del Pollaiolo, que tenía formación de orfebre, y más tarde Durero, fue de los primeros en utilizar ese tipo de grabado como medio de expresión directa.

En Colmar, Schongauer grabo 115 planchas que sirvieron de modelo a los grabadores alemanes e influyeron en los venecianos.

Su posición intermedia esta expresada, en el grabado que aquí se reproduce, por el contraste entre el estilo gótico de los personajes y la perspectiva de la arquitectura.

El grabador más grande de la época fue Durero, quien fijo en cobre imágenes de inspiración complejas con una técnica impecable.

 

El Renacimiento también utilizo el grabado como técnica de reproducciones: el grabador-copista, Marcantonio Raimondi, difundió en Europa las obras de Rafael y el estilo Italiano en general.

 

Italianos en el mundo
  • Alberto Durero (1471-1528). El caballero, la Muerte y el Diablo (1513).

 

  • Marcantonio Raimondi (c.1482-c.1534), La matanza de los inocentes (de Rafael), (Biblioteca nacional de Francia, Paris).

 

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
  • Martin Schongauer (c. 1450-1491), Natividad en las ruinas (c. 1470-1475), (Biblioteca nacional de Francia, Paris).

La Pintura del siglo VXII

 

 

Las Formas y la luz.

 

La pintura del siglo XVII expreso la corriente barroca en dos aspectos principales: por un lado, contribuyo a crear un decorado grandioso al integrarse a la arquitectura (el virtuosismo de los trompe L’oeil alcanzo su auge); por otro lado, la luz se convirtió para los pintores en un elemento preponderante, revelador de las formas.

 

Varias corrientes marcaron la producción italiana: la realista de Caravaggio y los caravagistas (italianos o extranjeros que pasaron por Roma, como el francés Valentín); la academia de los boloñeses (los Carrache, Guido Reni, el Domeniquino…).

 

Los grandes decoradores barrocos, como Pietro da Cortona, se inspiraron en  Tiziano o en el flamenco Rubens, quien abrió una nueva vía con sus composiciones giradas, su espacio abierto y fluido. El siglo XVII también fue una edad de oro para Flandes (Van Dyck), las Provincias Unidas (Hals, Rembrandt, Vermeer y los maestros del a pintura de caballete para la burguesía), España (Velázquez, Zurbarán. Murillo, Ribera…), incluso Francia (Nicola Poussin y Lorrain, establecido en Roma, Georges de La  Tour, los hermanos Le Nain…).

Italianos en el mundo
  • El Caravaggio (Michelangelo Merisi, c. 1571-1610). La vocación de San Mateo (c.1600). Uno de los tres lienzos de la vida de San Mateo en San Luis de los Franceses en Roma. La pintura revela un temperamento rebelde, una violencia de contrastes y una búsqueda del naturalismo. 

Italianos en el mundo
  • Guido Reni (1575-1642), Sansón victorioso (1610). El artista boloñés llevó el clasicismo a un alto grado de refinamiento. (Pinoteca de Bolonia).

Italianos en el mundo
  • Francesco Solimena (1657-1747), Bóreas rapta a Oritia (1700). Ejemplo del barroco napolitano. (Galeria Spada, Roma).

Italianos en el mundo
  • Giambattista Tiepolo (1696-1770), Pegaso y la Fama o El Genio y Venus (1747-1750). Un Genio cabalgando sobre Pegaso hace huir el tiempo. El último gran decorador barroco veneciano muestra todo su  virtuosismo en los efectos de “cielo”. Techo del salón principal del palacio de Labia, en Venecia.

La escultura de los siglos XVII y XVIII

Violencia barroca y serenidad clásica

 

En la primera mitad de siglo XVII, las formulas clásicas o manieristas fueron cuestionadas en Roma por la impetuosidad revolucionaria del arte barroco que encarnaron Bernini y, en menor medida, Algardi, Puget (que trabajo en Roma y Génova antes de instalarse en Toulon) represento este movimiento en Francia, mientras que el arte versallesco (Giardon, Coyzevox…) combinaba la tradición con la modernidad.

 

En el siglo XVIII, el arte francés siguió en este camino armonioso  (Coustou, Bouchardon, Pigalle…), en ocasiones salpicado de un barroquismo “grutesco” (familia Adam). Alegre y suntuosamente decorativa, la versión “rococó” del barroco predominó en Austria (Permoser), Alemania (Asam, Günther y muchos estucadores) y bohemia. Con un retorno a los valores clásicos, e incluso a las enseñanzas de la estatuaria antigua, que originaron la corriente neoclásica iniciada por Casanova.

Italianos en el mundo
  • Alessandro Algardi (c.1595-1654). San León y Atila (c.1650). Inocencio X mando hacer este altorrelieve de mármol. La influencia de Bernini aun es visible en la expresividad de los movimientos. (Basílica de San Pedro, en Roma).

Italianos en el mundo
  • Nicola Salvi (1697-1751), La Fuente de Trevi (1732-1762), en Roma, ultima gran puesta en escena barroca en la villa papal.