Historia.

Nombre Oficial

República Italiana

 

Nombre en Italiano

Reppublica Italiana

 

Lengua Oficial

Italiano

Capital

Roma (2.718.768 hab.)

 

Superficie

301.317 Km 2

 

Población

58.126.212 hab.

 

Densidad

198 hab/km2

 

 

Lema

"Libertad, Igualdad, Humanidad"

 

Ciudades Principales

Milan (1.299.633 hab.)

Nápoles (973.332 hab.)

Turín (908.263 hab.)

Palermo (663.173 hab.)

 

Religión

Católica

Moneda

Euro

 

Internet

Dominio "it"

 

Sitio Oficial

www.italia.gov.it

 

Otras Direcciones

www.enit.it

www.quieroitalia.com

Principal Aeropuerto Internacional

Leonardo Da Vinci

 

Compañias Áreas Nacionales

Alitalia

 

Horario en Realción con Greenwich

De +1a +2 horas

 

Prefijo Telefónico

39

FARO DE OCCIDENTE

Italianos en el mundo

"Cuna del Imperio Romano, centro político y cultural de la civilización occidental durante siglos, Italia también irradio las ideas humanistas durante el Renacimiento. Su capital Roma, es considerada ciudad santa para la iglesia Católica: allí se encuentra el microestado del Vaticano".

Geografía

 

Italia consta de cinco grandes unidades estructurales, que presentan a su vez variantes regionales: 1) Los Alpes, que se extienden en forma de arco desde la costa ligur de la juliana, con 1.200 km y están comprendidos los Alpes Piamonteses, con el pico más elevado del país, el cerro Gran Paradiso (4.061 metros); Los Alpes Lombardos, más amplios y de menor altura, y los Alpes Vénetos, en los que se destaca el macizo de los Dolomitas (3.342m); 2) La gran llanura del Po, enmarcada por los Alpes y los Apeninos y abierta al Adriático, es una prefosa rellena de sedimentos terciarios, 3) los Apeninos constituye la espina dorsal de la Península Itálica, enlazan los Alpes con el extremo oeste de Sicilia dividiéndose en tres tramos peninsulares y uno insular: el Apenino  central, el  calcáreo y mas agreste, con el punto culminante de la Península Itálica, el Gran Sasso (2.912m; afloramientos volcánicos y algunos lagos que ocupan los cráteres de antiguos volcanes, y el Apenino meridional, también de carácter calcáreo y volcánico; 49 la isla Sicilia que repite en su Apenino los rasgos generales del Apenino peninsular meridional, y solo en el sur es parcialmente llano con el Etna, volcán de 3.223 m que se eleva al este, 5) La isla de Cerdeña pertenece a un conjunto morfotectónico distinto del resto de Italia: porción emergida del antiguo macizo corso-sardo, es un elevado bloque cristalino.

Italianos en el mundo

Ubicado en la costa este de Sicilia, entre las provincias de Messina y Catania, tiene 3.223 m de altura, es el mayor volcán activo de Europa y la montaña mas elevada de Italia al sur de los Alpes.

MONTE ETNA

Clima y vegetación: El clima es de tipo mediterráneo. En la Italia alpina el clima es de montaña, aunque templado por la vecinidad del mar. Las precipitaciones, con un máximo estival, son siempre superiores a 1.000mm y aumentan de oeste a este. La vegetación presenta especies distintas según la altura: desde bosques de encinas y castaños hasta las coníferas y prados de alta montaña.

 

Italianos en el mundo

El Ponte Vecchio, en Florencia, sobre el río Arno

Demografía

La población italiana experimento un notable crecimiento a fines del siglo XIX, gracias al progreso económico del norte del país, de perfil marcadamente industrial, y la unificación nacional: de 18 millones de habitantes en 1800 paso a 33.000.000 en 1901. Cuando empezaron a aparecer los problemas de superpoblación y desempleo, se inicio el movimiento emigratorio, con EE.UU. y la Argentina como destinos predilectos. Entre 1876 y 1925 partieron de Italia 18.000.000 de personas.

Gracias a la implementación de una efectiva política de natalidad por parte del Estado, la población experimentó  un notable crecimiento en los 40. En 1945 alcanzó los 44,5 millones de personas, y a partir de allí el aumento fue leve pero sostenido.

La distribución espacial de la población italiana ha sido siempre muy irregular. Las zonas más pobladas son las ocupadas por los grandes centros industriales de la llanura Po. Roma y Nápoles son también zonas densamente pobladas. De todos modos, las áreas menos pobladas-la de los Alpes y los Apeninos- no bajan de 35 hab/km2.

Economía

Es un país industrializado de economía de mercado, con una renta per cápita que lo sitúa entre las naciones más ricas del mundo.

El 8,4% de su población activa está empleado en la agricultura.

Coexisten dos economías: la del norte, industrial, y la del sur, agraria. El sector público ha desempeñado tradicionalmente un destacado papel en el conjunto de la actividad económica.

La evolución de la economía hasta 1973 estuvo presidida por un continuo crecimiento (se habló del “milagro italiano”). Entre 1960 y 1970 el crecimiento medio anual del PBI fue del 5,3%.

El impacto de la crisis energética y la aplicación de políticas restrictivas provocaron en 1975, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, una disminución del PBI. Tras una breve depresión, en los años 80 se recuperó el crecimiento sostenido (2,4% anual en el período comprendido entre 1980 y 1922).

La política económica italiana se ha ocupado, en los últimos años, de la lucha contra la inflación, que constituye uno de los problemas más graves, así como de la reducción del déficit público a través de una política gradual de reprivatizaciones, la corrección del déficit de la balanza comercial y la disminución del desempleo.

Italianos en el mundo

Automóviles

La automotriz Fiat (acrónimo de la Fabbrica ITaliana Automobili Torino) fue fundada el 1 de Julio de 1899. Con un capital inicial de 80.000 liras, creció hasta convertirse en una de las marcas emblemáticas de la industria automotriz del mundo.

Italianos en el mundo

Agricultura, ganadería y pesca.

 

Los cereales ocupan 4.100.000 ha de cultivo, de las cuales 2.500.00 están dedicadas a trigo, con unos rendimientos medios que no bastan para cubrir las necesidades nacionales. Otros cereales importantes son el arroz, del que Italia es el primer productor europeo, la cebada, el maíz y la avena.

Se producen, además, unos 65 millones de hectolitros de vino anuales, aceites, frutas y hortalizas.

La ganadería, en la que las cabañas bovina, ovina y porcina son las más importantes, ha sufrido un estancamiento,  e incluso un ligero descenso, excepto en la especie porcina y en las aves de corral.

 

 

Industria y minería.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro de las producciones mineras cabe señalar las de gas natural, lignito, hierro, plomo, cinc, azufre, sales potásicas y mármol. La producción eléctrica es mayoritariamente de origen térmico (81,2%), hídrico (17,4%) y nuclear (1,4%). Existen dos grandes holding energético de carácter paraestatal: el ENI (Ente Nazionale Idrocarburi, que cubre el 40% del consumo energético italiano, y el  ENEL (Ente Nazionale Elettricità, que se ocupa de la producción, transmisión y venta de electricidad.

La actividad industrial se concentra en el norte, en el llamado triangulo Industrial (Milán-Génova-Turín) y ocupa al 32% de la población activa. El desarrollo industrial  italiano a partir de 1960 ha llevado al país a ocupar el quinto puesto entre las principales potencias industriales del mundo.

 

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
Italianos en el mundo

Transporte y comercio exterior.

 

Existen 15.955 km de vías férreas, de los que 10.202 están electrificados.

Las carreteras suman 307.711 km, de las que 6.473 corresponden a autopistas.

Las líneas aéreas transportan a 33.500.000 de pasajeros en los servicios internacionales. La marina mercante posee 1.355 buques. Entre los puertos se destacan Génova, Triste, Augusta y Venecia. Los ingresos turísticos representan una tradicional e importante fuente de recursos.

Italianos en el mundo

HISTORIA

Antigüedad

 

Zona poblada desde el paleolítico, recibió en la edad del bronce las primeras inmigraciones indoeuropeas. Los griegos fundaron numerosas colonias en las costas meridionales de la Península y del este de Sicilia, desde el siglo VIII al VII a. C. Los etruscos, procedentes de Asia Menor, se establecieron en Toscana y extendieron sus dominios hasta el valle del Po y la Campania desde el siglo VIII al V a. C. Posteriormente, desde el siglo V d.C., la historia de Italia se confunde con la de Roma y su imperio.

En el año 586, los lombardos ocuparon la mayor parte de la Península y los dominios bizantinos quedaron reducidos al litoral (Venecia, Génova).

La atomización de Italia se agudizo con la formación de los ducados de Benevento y de Espoleto y la de los Estados Pontificios. El Papado, amenazado por los lombardos, reclamo en su auxilio a los francos de Pipino el Breve (753). La derrota de Desiderio en 774 marcó el comienzo de la etapa carolingia, durante la cual los francos dominaron en toda Italia, excepto en el ducado de lombardo de Benevento y en las posesiones bizantinas.

En el transcurso de la dominación carolingia nuevas invasiones asolaron Italia: las de los normandos, los húngaros y los árabes.

Una serie de monarcas de efímera huella histórica prepararon la llegada del Sacro Imperio Romano Germánico.

Desde el siglo XI se operó un cambio en la estructura del Gobierno Ciudadano: los mercedes se impusieron, apoyados por la pequeña nobleza y el obispo; solo Venezia conservó su gobierno aristocrático. En todas estas ciudades estallaron luchas entre los güelfos, partidarios del papa y los guibelianos, partidarios del emperador germánico.

Durante los siglos  XIV y XV la expansión comercial iniciada por las ciudades italianas en el siglo XI alcanzo su máximo desarrollo. Venezia, Génova, Florencia y Milán, enriquecida con el gran comercio, se convirtieron en las plazas bancarias que financiaban los principales cortes de Europa. A pesar de este auge económico y cultural, continuo la fragmentación política.

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
Italianos en el mundo

Edad Moderna

 

A las corrientes culturales e ideológicas laicas y liberalizantes, heredadas del Renacimiento, sucedido, bajo el dominio Español, una época de reacción cuyo comienzo (1542) señalo la re organización de la Inquisición.

Se mantuvo la brillantez cultural y social de le época anterior, aunque ya no estaban afirmadas en una solida economía.

El fin del dominio español había sido visto por los italianos como el inicio de una época de libertad y  emancipación;  sin embargo, bajo los austriacos, a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII, Italia inicio al mismo tiempo las ventajas y los inconvenientes  del  despotismo ilustrado.

La alianza austro rusa, concertada en 1799, que consiguió expulsar  de Lombardía a los franceses, fue el inicio del declive del poder Francés en Italia. Tras la derrota de Napoleón en Waterloo (1815), esa tendencia quedó plasmada.  El advenimiento del papado de Pío IX, que introdujo en los Estados Pontificios reformas de la corte liberal, hizo surgir una corriente popular que reivindicaba el fin del absolutismo.

 

Por fin  tras una guerra  contra Austria y los soberanos absolutistas de Nápoles, en 1861 se reunió el primer Parlamento italiano y tuvo lugar la proclamación de Victor Manuel  II como rey de la Italia unificada. El Vaticano quedó bajo la protección del emperador francés Napoleón III.

Después del desastre francés de Sedan (1870), los italianos ocuparon Roma. Se propuso al Papa la ley de Garantías (1875), que no tuvo aceptación. Se radicalizo el carácter laico y anticlerical del nuevo reino. En 1900 Victor Manuel III sucedió a Humberto I, asesinado por un anarquista. LA figura política destacada de su reinado fue Giolitti, quien estabilizo el país en todos los órdenes y consiguió importantes mejoras (ley del sufragio universal, supresión del non expedit  por parte del Papado, protección a la clase trabajadora).

La crisis económica de la posguerra provocó una inestabilidad social que se reflejo en la fundación del Partido Comunista (1921) y en varias ocupaciones de fábricas por los obreros. La burguesía italiana decidió apoyarse en un partido que reforzara la autoridad del Estado. Benito Mussolini, con el partido fascista, se dispuso a desempeñar este papel.  En 1922, después de la “Marcha sobre Roma”, con el acuerdo de la monarquía, instauró un régimen totalitario. Las organizaciones sindicales fueron disueltas  y se emprendió una política económica basada en la autarquía. En política  exterior, los ideales imperialistas se concretaron con la invasión de Etiopía (1935).

 

Después de firmar un pacto tripartito con Alemania y Japón (1940), Italia declaro la guerra a las potencias occidentales. La falta de preparación militar y la impopularidad del conflicto convirtieron la situación bélica en un desastre nacional. La degradación general del régimen y la acción de los rebeldes obligaron al rey a ordenar la detención de Mussolini el 25 de julio de 1943. El mariscal Badoglio formo un nuevo gobierno y pidió armisticio, sin condiciones, el 3 de septiembre.

 

Mussolini fue liberado por comandos alemanes y estableció un gobierno republicano, con el apoyo de las fuerzas nazis. Después de la liberación de Roma por los aliados el 4 de junio de 1944, se formo el gobierno provisional, con la participación de todos los partidos antifascistas. Mussolini y sus  más directos colaboradores fueron ajusticiados el  28 de abril de 1945. En 1946 la república reemplaza a la monarquía.

Desde su  victoria electoral del 18 de abril de 1948, los democratacristianos ejercieron una prolongada hegemonía política. Y en las elecciones legislativas del 18 de abril obtuvieron la mayoría absoluta. Se llevaron a cabo una serie de reformas económicas agrarias gracias al Plan Marshall. La gravitación de Estados Unidos en la vida política italiana se evidencio en las eliminaciones  de socialistas y comunistas del equipo gubernamental.

En 1949 Italia se adhirió a la  OTAN. Las frecuentes escisiones y la ruptura en 1956 de la unidad de acción entre  comunistas y socialistas favorecieron a la democracia cristiana, que monopolizó sucesivos gobiernos. El  resultado de las elecciones de 1963 obligó a ese partido a buscar colaboración de los socialistas en el gobierno, con lo que se inició la experiencia llamada de centroizquierda.

 

La primera mitad de los 70 se caracterizó por la degradación de la situación económica y del orden social.  Se abrió una larga crisis, resuelta en noviembre siguiente con la formación, encabezada  por Aldo Moro, de un gobierno de coalición de democratacristianos y republicanos que duro hasta enero de 1976. Tras una nueva etapa de incertidumbre, en junio 1977 los seis grandes partidos constitucionales  llegaron a un compromiso político. En este contexto Giulio Andreotti sucedió a Moro, quien fue asesinado el 9 mayo de 1978 por las Brigadas Rojas.

El 2 de agosto de 1980 se produjo un atentado de la estación ferroviaria de Bolonia, en el que hubo 84 muertos y 150 heridos.

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
Italianos en el mundo

Actualidad

 

Después 36 años, la democracia cristiana perdió la presidencia del gobierno a manos de una coalición entre democristianos, socialistas, republicanos, socialdemócratas y liberales. Bettino Craxi fue el primer socialista presidente de gobierno de la República Italiana, en agosto de 1983.

Su dimisión, en marzo de 1987, obligo a convocar a nuevas elecciones. Con la disolución de la Unión Soviética, los comunistas adoptaron el nombre de Partido Democrático de la Izquierda (PDS). Al mismo tiempo, la operación judicial mani pulite (manos limpias) revelo la gravísima corrupción de la clase política italiana. Las elecciones generales de abril de 1992 propiciaron la formación de un Parlamento fragmentado.

 

Un gobierno de concentración nacional aprobó una ley de reforma política, los partidos se desintegraron o cambiaron el nombre y emergieron otros, como la  Liga del Norte y los jueces intensificaron el combate contra la corrupción política. A fines de julio de 1993 la democracia cristiana aprobó su autodisolución para convertirse en Partido Popular.

Tras las elecciones anticipadas de marzo de 1994 formo gobierno el Bloque de Derecha, formado por Forza Italia (un partido creado por el magnate de los medios de comunicación Silvio Berlusconi), la Alianza Nacional (neofascistas) y la Liga del Norte de Umberto Bossi, pero la coalición se quebró en diciembre y Berlusconi  se vio obligado  a dimitir. En abril de 1996 se impuso la coalición de centroizquierda El Olivo, encabezada por Romano Prodi, cuyo gobierno incorporo la moneda única (euro). Pronto los diputados de Refundación Comunista le retiraron el apoyo, y Massimo  D’Alema, secretario general del Partido Democrático de la Izquierda, formo un gobierno de coalición, el primer presidido por un ex comunista. Tras el triunfo del centroderecha en las elecciones regionales de abril de 2000, D’Alema presentó su dimisión y asumió como primer ministro socialista Giuliano Amato. En las elecciones  generales de 2001 obtuvo la mayoría absoluta la coalición Casa de las Libertades, encabezada por Berlusconi. Iniciada la guerra en Irak, en 2003, en el gobierno italiano se alineó con Estados Unidos.

 

Berlusconi, acusado de corrupción de magistrados, fue absuelto. En marzo de 2005 el gobierno reformo  la Constitución de 1948 y avanzo en la federalización del país y las competencias de jefe Ejecutivo, que hoy pudo disolver el Parlamento. En las elecciones regionales (abril 2005), la coalición gobernante sufrió una severa derrota.

Los comicios legislativos de abril  de 2006 se saldaron con una ajustada victoria de la coalición de centro izquierda Unión, liderada por Prodi, que fue nombrado primer ministro.

El 18 de noviembre de 2007 Berlusconi anuncio formalmente la disolución de su partido Forza Italia y el nacimiento del Popolo della Libertà (Pueblo de la Libertad), coalición con la que logro una clara victoria y fue elegido Presidente del Consejo de Ministros.

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo
Italianos en el mundo

FECHAS CLAVES

27 A.c - 476

IMPERIO ROMANO

Apogeo de la Civiliazción romana.

El emperador Julio César

es una de las figuras clave de la Época.

Italianos en el mundo

1452

Leonardo Da Vinci

Nace el creador de la Gioconda,

una de las pinturas más célebres

de la historia, hoy en el museo

del Louvre.

1559-1714

Dominio Español

Termina con la victoria

de felipe V sobre Carlos ii

y la paz de Utrecht.

1861

Reino de Italia

Se unifica políticamente

la península, salvo Roma

y el Véneto. Garibaldi es uno

de los héroes.

Italianos en el mundo

1914-1918

I Guerra Mundial

Italia interviene en el 

conflicto, apoyando a los aliados

1922

Mussolini

Benito Mussolini llega

al poder en Italia luego de 

la multitudinaria Marcha sobre Roma. Se inicia el régimen fascista, que durará mas de 20 años.

Italianos en el mundo

1940

II Guerra Mundial

Italia participa activamente

como una de las potencias del Eje, junto con Alemania.

1946

República Italiana

Un referendúm sobre la monarquía establece la República como sistema de gobierno.

1949

Adhesión a la Otan

Como otros países europeos, Italia progresa económicamente gracias al plan Marshall. Llega la adhesión a la Otan.

1978

Asesinato de Aldo Moro

El líder de la democracia cristiana es secuestrado y asesinado por los Brigadas Rojas, organización terrorista.

1992

Mani Pulite

Se lleva a cabo el proceso judicial que descubre una extensa red de corrupción política y empresarial en toda Italia.

1994

Triunfo de Forza Italia

El flamante partido del magnate de los medios Silvio Berlusconi llega al poder de la mano de una coalición de centroderecha

Italianos en el mundo

1996

El Olivo

La coalición electoral italiana de centroizquierda derrota en las elecciones a su gran rival, la Casa de las Libertades, la alianza de centroderecha que tiene Berlusconi (foto) como principal referente ideológico.

2008

Ley Alfano

Se desta una polémica por esta ley, que no permite investigar a funcionarios públicos durante su gestión.

2009

Escándalo

La disfusión de Fotografías sobre su vida privada afectan seriamente la reputación de Berlusconi.

ROMA

Roma, ciudad de legendaria fundación hacia el siglo VIII a.C, fue durate más de mil años el centro de un vasto imperio que legó los fundamentos culturales, jurídicos y lingüisticos de la civilización occidental. Su rico patrimonio monumental nutre la idea de Roma como "ciudad eterna".

Italianos en el mundo

Datos Principales de Roma

 

5 Provincias Tiene la Región del Lacio

Italianos en el mundo

Ubicación

 

Latitud

41º 54' 0" S

Longitud 

12º 30' 0" o

Altitud

37 msnm

En Cifras

 

Superficie

1.285 km2

Población

2.718.768 hab.

Densidad

2.115,3 hab./km2

Fundacion

 

Fecha de Fundacion

27 de abril de 753 a.C

 

Fundadores

 

Rómulo y Remo

 

La Leyenda

Rómulo y Remo amamantados por una loba se disputaron la fundación. el Primero mató al segundo y fue el primer rey.

Italianos en el mundo

CAPITAL DE LA REPÚBLICA ITALIANA

Está en la región del Lacio, en la provincia de Roma, ubicada sobre ambas márgenes del río Tíber, a 20 km de su desembocadura

BANDERA

 

NOMBRE OFICIAL

Roma

 

También llamada la "Ciudad de las Siete Colinas", fué capital del Imperio Romano

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo

 Que visitar en Roma

Fuente de Trevi

Está en el cruce de tres calles y marca el final del Aqua de Virgo, un antiguo acueducto. En el 19 a.C. los romanos localizaron allí una fuetne de agua pura. En el siglo XV se le encargó al arquitecto L.B. Alberti una simple pila.

Tras varios rediseños con alegorías, fue terminada por G. Paninni (1762).

Es la mayor de las fuentes barrocas de Roma.

Italianos en el mundo

FORO TRAJANO

MUSEO DE ROMA

 

Situada en el palacio Braschi, en el centro de la Roma renacentista, entre la plaza Nova y el corso Vottorio Emanuele II.

Obra del arquitecto C. Morelli (1732-1812), fue construido con las riquezas que el papa Pío VI desviaba a favor de su sobrino. Desde 1952 exíbe colecciones desde el medioevo al siglo XX

Italianos en el mundo

PLAZA NOVONA

PLAZA ESPAÑA

Es la mas famosa de la ciudad, con la bella escalinata de 135 peldaños que sube hasta la iglesia Trinitá ei Monti. La Fontana Della Barcaccia de P. Bernini está a los pies de la escalera y debe su nombre a un  naufragio. En una esquina está la casa del poeta inlés John Keats (hoy museo).

Italianos en el mundo

PANTEÓN

Italianos en el mundo

FUENTE DE TREVI

 

FORO TRAJANO

 

Forma parte del vasto complejo de los foros imperiales y se erigió entre el 107 y 112. La dirección de la obra fue realizada por el arquitecto Apolodoro de Damasco. Fue costeado con el botín de guerra traído tras la conquista de Dacia. Lo integra la basílica Ulpia, la columna trajana y el templo Trajano. Hoy, en pie, solo queda la columna

Italianos en el mundo

Museo de Roma

PLAZA NOVONA

 

Plaza de finales del siglo xv, embellecida más tarde, durante el papado de Inocencio X.

Sigue el trazado de un antiguo circo romano (el Stadium de Domiciano) y guarda bellas obras de arte como la fuente de los cuatros ríos (1651) que representa los más grandes conocidos entonces.

Italianos en el mundo

PLAZA ESPAÑA

PANTEÓN

TEMPLO CIRCULAR COSTRUIDO A COMIENZOS DEL IMPERIO, EN HONOR DE TODOS LOS DIOSES. DE ÉL DIJO MIGUEL ÁNGEL QUE ERA "UN DISEÑO ANGÉLICO Y NO HUMANO". SE ATRIBUYE SU CONSTRUCCIÓN A MARCO VESPESIANO AGRIPA, A MIGO Y GENERAL DEL EMPERADOR AUGUSTO.

FUE RECONSTRUIDO EN ÉPOCA DE ADRIANO Y SE HA CONSERVADO HASTA HOY.

EL COLISEO

Gran anfiteatro o circo imperial, situado en el centro de Roma, que se empezó a llamar Colosseum por una gran estatua - El coloso de Nerón de unos 35 m de alto- que ya no existe. Es uno de los monumentos más famosos de la antigüedad, cuando tenia ochenta filas de gradas para 50.000 espectadores.

 

Construido al este del Foro Romano, se usó 500 años como escenario de lucha de gladiadores, juegos y recreaciones de batallas. Durante la pesrsecución de los cristianos fue centro de reclusión y muerte, por lo cual fue convertido en santuario en honor a los mártires.

fué construido por orden del emperador vespasiano como símbolo del poder romano. este monumental anfiteatro puso a prueba el ingenio y habilidad de los ingenieros romanos, quienes utilizaron para su construcción eficaces sistemas de turos y construcción modular, mano de obra especializada y una compleja maquinaria.

 

en su fachada esta decorado con estatuas ubicadas en cada una de las ventanas. en la fachada se usó marmol de travertino y estuco.

las gradas con asientos de mármol, estaban divididas en sectores que correspondían a las distintas clses sociales romanas.

los 240 postes ubicados alrededor de la fachada servían para sostener el velarium, hecho integramente de tela, el cual era corredizo. las semicolumnas eran solo decorativas y estaban embutidas en las paredes exteriores, y presentaban los tres órdenes clásicos: Dórico, Jónico y corintio.

en el muro de la elipse central había 38 cavidades para alojar a los animales salvajes.

en el subsuelo estaban las celdas de los gladiadores que subían en montacargas.

la estructura de madera cubierta con arena servía para absorver la sangre de los caídos.

Italianos en el mundo

Estado de La Ciudad del Vaticano

Italianos en el mundo
Italianos en el mundo

Ciudad-estado enclavada en Roma y capital religiosa del catolicismo. En ella se halla la basílica de San Pedro, punto de reunión mundial de la cristiandad, sede del gobierno y residencia del Sumo Pontífice. El Vaticano es el asiento territorial de la Santa Sede, institución política y religiosa.

 

El Estado de la Ciudad del Vaticano. Ocupa 440.000 m2 y es el estado más diminuto e influyente del mundo, con solo unos 1000 habitantes. Es independiente desde 1929, por el Tratado de Letrán, y el soberano es el Papa. Está enclavada en la zona Oeste de la ciudad de Roma.

Tiene moneda y sellos propios, y la lengua es el latín y el italiano. El nombre de Vaticano procede de los vaticinios que en ella se efectuaban. En 1984 fue declarado Patrimonio Mundial.

Inmigración ITALIANA EN LA ARGENTINA

“Emigro para comer…”

 

En uno de los más importantes libros sobre la emigración “Sobre el Océano” de Edmundo De Amicis, publicado en 1889, un emigrante lo dice de manera muy eficaz: “Mi emigro per mangar” (“Emigro para comer”). Lo habían exhortado a quedarse porque el gobierno habría bonificado a Cerdeña, la Maremma y el Agro romano. Pero él había contestado: “¡Pero mientras tanto yo no como! ¡Como se hace para esperar si no tiene para comer?”. Indudablemente, no era esta la única razón. Muchos jóvenes emigraban para retirarse del control de sus familias, otros esperaban hacer fortuna, y otros estaban obligados a alejarse de Italia por razones políticas.

Pero la gran mayoría de ellos que dejaron Italia en los últimos decenios del 1800 y en los primeros del 1900, lo hicieron porqué no encontraban la manera de ganarse la vida. La emigración ha representado una válvula di alivio que ha impedido el estallido de revueltas en los campos. Pero en un primer tiempo las clases dirigentes los observaron con preocupación, y no sólo por motivos humanitarios. El 23 de enero de 1868 fue repartida a las autoridades italianas una circular en la cual se ordenaba de no dejar partir a los trabajadores italianos que no demostraran tener una ocupación asegurada y suficientes medios de subsistencia. La cuestión fue discutida en la Cámara el 30 de enero. Un diputado afirmó que la gente se expatriaba non “por anhelo de hacer fortuna”, sino “llorando y maldiciendo a los señores y al gobierno”; otro diputado de la Liguria, sostiene que el problema no debía ser puesto en esos términos: Los emigrantes contribuían al bienestar de la región.

Italianos en el mundo

Inmigrantes Italianos en su puerto de partida

Junto a pobres campesinos partían hacia América meridional “personas recias y habituadas al duro trabajo”, que acumulaban allí un discreto capital, fundando casas di comercio y fábricas. Ya sea por ellos que sostenían la utilidad del la emigración ya sean aquellos que la condenaban tenían sobre sus espaldas intereses de determinados grupos económicos para defender. Los armadores rechazaron cada una de las limitaciones. Aquellos de Génova, en crisis por la competencia de la flota mercantil inglesa en el comercio de cereales del Mar Negro y del Mediterráneo oriental, veían en el transporte de los emigrantes al Río de la Plata un remedio a la crisis.

En este ambiente la obra de Jacobo Virgilio, nace con la teoría de la expansión fundada en la emigración: el comercio entre Italia y Sudamérica había aumentado proprio gracias a las casas comerciales fundadas por los italianos en Brasil, Chile, Guatemala, Haití, Guyana, Perú, Venezuela, e sobre todo Argentina e Uruguay.

 

“Sobre el Océano” hacia la América.

 

El viaje era una experiencia traumática, o al menos muy dura. Y no solo para aquellos campesinos que nunca habían visto el mar, sino también para los otros. En el 1888 sobre el barco “Matteo Bruzzo”, partido de Génova hacia el Brasil, murieron 18 emigrantes por falta de víveres, y otros 27 murieron por asfixia en el 1889 sobre el “Frisca”. En el mismo año, un jóven médico, Teodoro Ansermini, que prestaba servicio sobre la nave “Giava”, in viaje hacia Buenos Aires, relevó la ausencia de higiene, el amontonamiento de los enfermos en un espacio muy restringido y la falta de agua y aire fresco. Durante la navegación, varios enfermaron de tifus, de viruela y de difteria. Una comisión nominada por el ministerio de Marina encontró verdaderas solo in mínima parte las acusaciones del médico y le censuró su comportamiento. Pero en 1889, con su obra “Sull’oceano” Edmundo De Amicis llevó este problema a la atención de la más amplia opinión pública.

Una vez arribados a Sudamérica los inmigrantes eran hospedados en las “Casas de Inmigración”. En Buenos Aires, el Hotel de Inmigrantes era un inmenso galpón de madera, donde recibían una ración suficiente de comida, dormían en amplios salones y eran curados de si se enfermaban. Pero la mujeres eran separadas de los hombres, y la separación aumentaba el sentimiento de inseguridad. De todos modos, después de cinco días, los inmigrantes debían buscarse un trabajo. Y aquí intervenían frecuentemente otros especuladores.

En Sudamérica los inmigrantes italianos no debieron afrontar graves problemas de carácter racial o étnico, aunque su inserción no fue siempre fácil. Las sociedades sudamericanas, y aquella brasileña todavía más que la argentina, eran sociedades en formación, donde los recién llegados venían a encontrarse con estructuras consolidadas. Y no se sentían ni siquiera portadores de una civilización superior, sólo a veces en comparación con los indios.

Italianos en el mundo

El Conte Verde hizo el cruce inaugural desde Génova a Buenos Aires en junio de 1923.

En la Argentina la inmigración italiana fue más selectiva que en el Brasil. En 1896 un diputado, el radical Pantomo, afirmó en la Cámara que sus condiciones morales y materiales eran mucho mejores que en el Brasil, pero que en ciertos aspectos eran graves: “los mozos, los lustrabotas, los vendedores ambulantes” eran reclutados entre los italianos que aceptaban frente a otros inmigrantes este estado de inferioridad. Pero esto podía convertirse en un lugar común. Lo consideraron falso, en el 1910, dos observadores de la realidad argentina, Cittadini e De Duca, escribiendo a propósito de la laboriosidad italiana in Sudamérica: “No es cierto que los italianos en el exterior hagan solamente aquellos trabajos menores”. Y ya en 1896 otro publicista, Scardin, había recordado que en Europa “el que nacía pobre, casi siempre moría pobre”, y en Sudamérica, en cambio había muchas ocasiones para aprovechar.

 

Los italianos en la Argentina.

 

Con las asociaciones y los diarios buscaban de formar islas de cultura italiana. El 21 septiembre del 1895 un diario de Buenos Aires, La Nación, dio gran relieve a las celebraciones del 20 de Septiembre, aniversario de la conquista de Roma por parte del estado italiano: el continuo ruido de petardos y cohetes en todos los barrios de la ciudad habían anunciado desde las primeras horas que la comunidad italiana se preparaba para festejar la ocasión “con inusitado esplendor y con el mayor entusiasmo”. La gran cantidad de banderas, en ciertos barrios, daba a Buenos Aires el aspecto de una ciudad italiana. No era una exageración. En 1895, sobre 663.864 habitantes, 181.361 eran italianos. El más italiano era el barrio de la Boca. La población era pobre, pero los italianos ocupaban las mejores posiciones: eran italianos el 80% de los comerciantes y el 70% de los empleados. En el mismo 1895, sobre 143 publicaciones periódicas, 13 eran escritas en italiano.

 

Reacción de la burguesía argentina.

 

¿Cual fue la actitud de los argentinos, de la población criolla originaria o también de los inmigrantes españoles, frente a aquella que en ciertos momentos pudo parecer una verdadera invasión? En 1899 un médico y sociólogo, Ramos Mejía, expresó las preocupaciones de la clase dirigente. Los inmigrantes (que se consideraban en su mayoría italianos) eran tantos que por consiguiente invadían todo: los teatros de segundo y de tercer orden, los paseos, “porque son gratuitos”, las iglesias, “porque son creyentes devotos y mansos”, las calles, los asilos, las plazas, los hospitales, los círculos y los mercados. La cosa más preocupante era que de esta masa amorfa estaba emergiendo, fatigosa y lentamente, una elite: por necesidad o por ambiciones, los italianos afrontaban cada dificultad y salían adelante abriéndose camino.

 

Su ascenso habría sido terrible, según Ramos Mejía, si no hubiera sido por la intervención de la cultura nacional argentina. Poco después de diez años más tarde, en 1913, otro miembro de la clase dirigente argentina, Rodríguez Larreta, expresaba análogas preocupaciones: tenían delante de sus ojos a la primera generación de hijos de los inmigrantes que tenían entonces mayores posibilidades de afirmarse, y se daba cuenta que, gracias a su número y a sus capacidades, un día esa se habría convertido en la clase dirigente. Se daba cuenta que se trataba de una evolución inevitable, pero pensaba que sería bueno no acelerarla.

 

Segunda generación: Los hijos argentinos

 

Las tesis de la argentinización se afirmaron entre 1900 y 1910, con una política a la cual Ramos Mejía dio además un contenido práctico. La necesidad de adoptar medidas represivas encontró firmes sostenedores también por el peligro que para la burguesía argentina representaban las ideas de los inmigrantes anarquistas y socialistas. En 1902 y en 1910 fueron aprobadas leyes represivas. En esta ocasión los inmigrantes encontraron sostén por una parte del parlamento italiano y “La Patria degli Italiani”, el mayor diario de Buenos Aires en lengua italiana, consiguiendo la interpelación de algunos diputados que pedían al Ministerio de Relaciones exteriores de intervenir, para impedir arrestos y expulsiones.

Italianos en el mundo

El barco está listo para partir a “hacer la América…”

Otra razón de los intentos de parte argentina de limitar las posibilidades de afirmación de los inmigrantes estaba dada por el hecho que en la comunidad italiana si estaban difundiendo tendencias nacionalistas, que no eran solamente una respuesta a la política agresiva del gobierno argentino, y contenían ellas mismas una cierta carga de agresividad. Era irritante, para los argentinos, sobretodo la pretensión de ciertos ambientes italianos de ser portadores de una cultura superior.

 

Se puede recordar, como un significativo ejemplo de estas actitudes, un decálogo patriótico que Ferdinando Martini publicara en 1910 en el diario “La Patria degli Italiani”. En el decálogo se recordaba a los inmigrantes que su verdadera patria era Italia, y se les exhortaba a celebrar las fiestas nacionales, a honrar a los representantes oficiales de Italia, a no modificar su propio nombre, a enseñar la lengua italiana a los hijos y a casarse con una italiana.


1910: Los italianos son ciudadanos argentinos.

 

En el año 1910 alcanzó la presidencia de la república argentina Roque Sáenz Peña. El hizo aprobar una ley electoral que concedía el sufragio secreto y universal. Así los inmigrantes se convirtieron en ciudadanos argentinos de pleno derecho, de modo de influir en las elecciones políticas del país. La asimilación fue facilitada y se mantuvieron vivas las tradiciones italianas, la verdadera patria comenzó a ser la Argentina. Por otro lado ya había crecido una generación que de la patria de origen conocía ya sobre todo aquello que habían narrado los padres.

 

Razones de la emigración a la Argentina.

 

En los primeros decenios del 1800 se habían visto grupos limitados de personas que llegaban sobre todo por razones de trabajo. Esta fase fue definida “Liguria” por la prevalencia de genoveses, interesados en el tráfico comercial. A partir de 1820 hubo también una inmigración política, que se intensificó después de 1848. La participación de los exiliados en la vida civil de Sudamérica, en defensa de la independencia y de la libertad de estos pueblos es el dato que distingue a este tipo de inmigración. Los exiliados no pedían solamente asilo, refugio sino que llevaban a los pueblos que los recibían la contribución de sus pasiones políticas y de sus ideas. El ejemplo más notable es obviamente aquel de la “legión italiana” de Garibaldi, pero se podrían recordar también otros. La segunda fase tuvo inicio con el año 1870 y duró hasta 1890. Ella fue definida como “noroccidental” para  la prevalencia de emigrantes provenientes de la Italia del norte. Desde 1890 al 1920, finalmente fue en vez, una prevalencia de meridionales. La gran inmigración que tuvo inicio en 1870 estuvo ligada a los procesos de transformación que tuvieron lugar en el campo. Se discute si esta ola migratoria fue causada mas por factores internos que externos, o sea si se ha tratado de un proceso de expulsión de Italia di masas que no encontraban ya las condiciones elementales de supervivencia, o a un proceso di atracción da parte de la “Mérica” (así, simplemente, los inmigrantes definían en sus cartas a la nueva tierra) sobre las personas que querían mejorar sus condiciones de vida.

 

Es indudable que en esas décadas hubo un empeoramiento de estas condiciones y que ellas serían todavía más graves si la presión demográfica no hubiera encontrado alivio en la emigración. Cierto, no se pueden siquiera excluir, entre las motivaciones que empujaban a dejar Italia, la voluntad de tentar fortuna, a menudo bajo el ejemplo de sus paisanos, ya sea que la hubieran encontrado o que la imaginaran en Sudamérica, más cercana o al menos posible. La documentación disponible, y sobre todo las cartas de los inmigrantes que hasta hoy han sido publicadas, ponen de relieve sobretodo la dificultad de la nueva vida y, junto con ella aquella que los inmigrantes dejabas tras sus espaldas, pero esto no es un elemento decisivo a favor de la tesis de las expulsiones, porqué una parte notable de esta documentación fue reunida por aquellos que por sus intereses económicos, eran contrarios a la emigración, a la pérdida di mano de obra a buen mercado. Queda todavía, más allá de cualquier revisión histórica, el hecho de que el abandono en masa de los campos, la separación de las comunidades de origen, no fue ciertamente un fenómeno indoloro. El cálculo de la riqueza que los inmigrantes aportaron a Italia con sus remesas no debe hacer olvidar lo difícil y fatigoso que fue, en la mayoría de los casos, ahorrar y acumular bienes.

 

Italianos en el mundo

Llegada de un barco italiano al puerto de Buenos Aires

La razón de fondo de la fuga de Italia fue siempre aquella que Edmundo De Amicis recogió en la voz de un inmigrante:

 

“Peor de cómo estaba, no me puede ir. Como mucho, me tocará pasar hambre allí como lo pasaba en casa”.

 

Un poco de historia argentina.

 

En 1853 la Argentina se convierte en una república federal. El estado federal promueve con mucho empeño el proyecto estatal de colonización agrícola que atrajo a gran parte de las poblaciones europeas inmigrantes: en este período son las primeros intentos de inmigrantes italianos de adquirir inmuebles en las provincias o directamente del estado argentino.

Inicialmente se trató de pequeños grupos de personas pero entre 1860 y 1878 las adquisiciones de nuevas y grandes porciones de Pampa dieron un notable empuje a la política inmobiliaria gubernamental.

En la zona de la provincia de Corrientes desde 1853 muchas sociedades privadas de colonizaciones alquilaban tierras a las familias de colonos italianos. Fue así que en la Argentina si difundió hacia 1865 el sistema aplicado inicialmente en Corrientes en 1853: la anticipación a los inmigrantes de los gastos del viaje y de aquellos necesarios para instalarse en el lote asignado por parte de la empresa.

 

La “Comisión de Inmigración” nace para aumentar la producción agrícola y favorecer la inmigración de campesinos al país. La producción agrícola nacional era insuficiente según la necesidad del país: los cereales eran importados pagándolos con lo recaudado por la venta de las carnes. Los capitalistas ingleses por detrás de los “gauchos” dedicados a la cría de ganado y al pastoreo estaban en un neto contraste con la política agrícola del país y a menudo buscaban de obstaculizarla.

 

En la Provincia de Buenos Aires ya hacia 1870 una disposición asignaba gratuitamente, a jóvenes matrimonios de agricultores, terrenos a condición que construyeran una casa y que lo cultivaran, así que la ley fue lanzada en 1876 por el Gobierno argentino para la colonización y la inmigración lo cual empujó a muchos a dejar Italia, sobre todo de Calabria para tentar fortuna en la Argentina.

La ley preveía que los territorios nacionales fueran divididos en lotes de 40.000 hectáreas para asentamientos urbanos y suburbanos, ofreciendo ya sea la posibilidad de asignación de terrenos gratuitos, o pagaderos en cuotas a precios muy convenientes.

 

Para los compradores las únicas obligaciones eran aquellas de residencia y de cultivar la tierra; la preferencia de los orígenes campesinos era fácilmente superada porque casi todos los trabajadores agrícolas del “Meridione” Italiano eran entonces en busca de trabajo. Según el censo de 1895 sobre un total de 407.503 propietarios agrícolas más de una cuarta parte eran de nacionalidad extranjera y entre estos 62.975, más de la mitad, eran italianos.

Cuando en 1882 el gobierno decide de conceder gratuitamente 25 hectáreas de terreno a núcleos familiares, los colonos buscaron de obtener en concesión las tierras más cercanas a la costa: desde Santa Fe hasta Buenos Aires, desde Corrientes a Entre Ríos, la política agrícola de las Provincias argentinas atrajo el mayor flujo de inmigrantes campesinos de la historia moderna.

 

Estadísticas de la Inmigración Italiana

 

Emigrantes italianos que abandonaron su patria en el periodo 1861-1985

Italianos en el mundo

TOTAL EN EL MUNDO:

Emigrados: 29.036.000
Retornados: 10.275.000
Emigrados no retornados: 18.761.000

TOTAL DE ARGENTINA:
Emigrados: 2.941.000
Retornados: 750.000
Emigrados no retornados: 2.191.000

 

 

Emigración italiana por región 1876-1915

Italianos en el mundo

Población italiana en Argentina (datos de los censos argentinos)

 

Italianos en el mundo

Emigrantes italianos hacia la Argentina por grandes regiones de Italia (1880-1929)

Italianos en el mundo

Las comunidades italianas en el exterior hoy

 

Hoy el número de italianos que dejan su propio país para buscar mejores oportunidades de trabajo en el exterior se ha reducido fuertemente, pero no se ha completamente anulado. Se tiene un flujo de cerca de 50.000 personas que dejan su patria y otros tantos que regresan. O sea que ha cambiado a la calificación profesional de los emigrados: ha aumentado el número de técnicos y operarios especializados que se emplean en grupos empresarios de alta tecnología italiana en los países del tercer mundo.

Los italianos en el exterior según estimaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, eran en 1986 casi 5.116.000, de los cuales 43% están en América y otro 43% in Europa.

 

El volumen de las colectividades de origen italiana asciende a decenas di millones, comprendiendo a los descendientes de los inmigrantes en distintos países.

 

EN EL PRIMER LUGAR ENCONTRAMOS A LA ARGENTINA CON 15 MILLONES DE PERSONAS, a los Estados Unidos con 12 millones, el Brasil con 8 millones, Canadá con 1 millón y Australia con  540.000 personas.

No obstante habiendo transcurrido más de un siglo del principio de diáspora italiana en el mundo numerosos elementos están indicando que perdura el sentido de pertenencia étnica de los descendientes de los italianos en comparación de aquel de sus países de origen.

Historias Inesperadas

Relatos, hallazgos y evocaciones de nuestro pasado

 

 

 

Consejos para inmigrantes en 1913

 

La Historia de la Inmigración en la Argentina que escribió Fernando Devoto traza un completo panorama sobre las corrientes que llegaron al país. El autor afirma que “entre 1881 y 1914, algo más de 4.200.000 personas arribaron a la Argentina. De entre ellos, los italianos eran alrededor de 2.000.000; los españoles, 1.400.000; los franceses, 170.000; los rusos, 140.000″.

Sirvan estos interesantes datos para presentar el Manual del Inmigrante, difundido por las compañías de inmigración en Italia, en 1913 (publicado por Diego Armus en “Manual del emigrante italiano”, 1983), que pretende aclarar cuáles eran algunas de las normas de conducta en el país que les abría sus puertas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                             inmigrantes en Dársena Norte (Foto del AGN)

 

 

 

Estos son los diez consejos:

 

1. Cuando una banda musical entona el himno nacional, todos los presentes se descubren la cabeza en señal de reverencia.

 

2. A cualquier mujer, sea una dama o una lavandera, se le dice habitualmente señora. Llamar a una donna del pueblo mujer, no suena bien ya que equivale a decir hembra.

 

3. Para llamar a la gente en la entrada de la casa, o cuando la puerta está abierta, no se golpea ni se grita, se baten tres veces las palmas de las manos.

 

4. Para llamar a un carruaje o para avisar desde lejos al conductor de un tranvía para que se pare no se dice “pss, pss, pss”, sino “psciiio, psciiio”.

 

5. En los cafés o en las confiterías hay siempre un lugar especial para las señoras. Son admitidos sólo los hombres que las acompañan.

 

6. En un café o restaurante se llama al camarero batiendo las palmas dos veces y agregando inmediatamente la llamada de “¡mozo!” que quiere decir camarero. No se golpea sobre la mesa o el vaso.

 

7. En la platea de teatros y cines no está permitido, ni siquiera a las mujeres, llevar el sombrero puesto ya que se impedirá a los otros ver la escena.

8. No se fuma ni en los tranvías, ni en la plataforma. El aviso “está prohibido salivar” significa vietato sputare.

 

9. Para pedir socorro a un policía (vigilante), que es también un guardia de ciudad (para los casos urgentes de incendio, robo, heridas, violencia, etc.), se silba con un pito de plomo que muchos acostumbran llevar en el bolsillo.

 

10. Por la calle no se camina fuera de la vereda: de hacerlo recibiría el calificativo de “atorrante”, que equivale a mendigo.

 

https://carteleradehistoria2.wordpress.com/tag/manual-del-emigrante-italiano/

http://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/familias/consejos-para-inmigrantes-en-1902/

http://www1.rionegro.com.ar/diario/tools/imprimir.php?id=9985

 

Italianos en el mundo