Memorias Italianas.

La Bruja Befana


En algún momento, con mis compañeros de la Sociedad Italiana de Olavarría, hemos festejado La Bruja Befana, pero este año no se pudo por razones de organización.

En la noche del 5 de enero hice una fogata con cosas viejas que tenía en la parrilla, reeditando un ritual que se realiza en la región del Véneto. Este ritual esta destinado a borrar los aspectos negativos del año que terminó y traer buenos augurios para el año que empieza.

En todas las regiones de Italia hay diferentes tradiciones en esta fecha.

Quiero agradecer a mi apreciada Asociación Familias Sicilianas de Olavarría y a Alicia Mogavero, ferviente difusora de las costumbres de la región de su padre.

Ademas este sábado agasajamos a la fundadora de dicha Asociación, a Nena Blando de Castrovincci a quien gratificamos con canciones junto al Coro Avanti y vestimenta típica de Italia.

Adjunto nota periodística:

Tradiciones italianas: la Bruja Befana

Al igual que en nuestra tradición es la espera de los Reyes Magos, en Italia cada año, durante la noche del 5 al 6 de enero, los niños esperan que la Bruja Befana llene sus calcetines con dulces y sorpresas; eso sí, sólo para aquellos que se portaron bien... La llegada de la Befana, es una fiesta nacional italiana que nos remonta a una tradición muy antigua, cuyos orígenes nos llevan a la época de los Reyes Magos y su visita al Niño Jesús. En todas partes de Italia, durante las celebraciones de la Epifanía se organizan diversos eventos, festivales ("sagre"), obras, conciertos y muestras. Además, el arribo de la Befana es una excelente oportunidad para algún viaje breve o escapada a lugares turísticos cercanos. En algunas ciudades como Roma y Milán, las plazas principales se llenan de gente que celebra la llegada de La Befana con disfraces, pirotecnia y regalos para los más chicos. Las grandes fogatas donde se quema a una muñeca de trapo que representa a la bruja también son una tradición muy instalada. En el Véneto, por ejemplo, se conoce a este ritual como "panevin". Se trata de una fogata destinada a borrar los aspectos negativos del año que terminó y atraer los buenos augurios para el que empieza. En el Sur, más precisamente en Sicilia, se realiza una procesión en la que La Befana sale envuelta en una sábana blanca, montada en un burro, a recorrer las calles de la ciudad de Palermo mientras le deja regalos a los niños que se van acercando. Cada ciudad tiene su propio modo de recordar esta antigua celebración que viene a concluir la Navidad. El objetivo es el mismo, un motivo más para festejar junto a los niños y mantener viva la ilusión y la magia de las fiestas. La Epifanía representa el cierre de los festejos natalicios que comenzaron en diciembre, el último día de vacaciones y la reapertura de las escuelas. La Bruja Befana y su historia Cuenta la leyenda que cuando los Reyes Magos llevaban los presentes para Niño Jesús, se perdieron en el camino hacia Belén Fue entonces cuando se encontraron con una anciana a la que pidieron información e incluso compañía para llegar al portal. Ella, a pesar de ofrecerles comida y refugio por una noche, finalmente se negó a acompañarles debido a su trabajo doméstico y los Magos prosiguieron su camino. Arrepentida, la Befana cambió de opinión e hizo acopio de dulces y caramelos y salió al encuentro de los Magos de Oriente y de Jesús. En su camino fue preguntando, casa por casa, por los tres Reyes, dejando además, a los niños parte de los caramelos que llevaba consigo. Sin éxito, al día de hoy, La Befana sigue en su incansable búsqueda del Niño. Por eso, cada 6 de enero, si un niño o niña durante el año ha tenido un buen comportamiento, por la mañana, al despertarse, en el calcetín, destinado a ser llenado por regalos, que puede ser dejado encima de la chimenea o al lado de la cama, se encontrará hermosos regalos y dulces y caramelos, pero si se ha portado mal, la bruja pone en el calcetín sólo unas pocas piezas de carbón, cebolla o ajo, y si uno ha tenido un comportamiento normal, se encontrará las piezas de carbón, y normalmente el regalo bueno, lo tendrá en el fondo del calcetín. Si bien siempre se la muestra como una bruja, en realidad La Befana es una anciana con una escoba, antiguo símbolo de la purificación de las casas y también de las almas. (Colaboración para El Popular de la Asociación Familia Siciliana de Olavarría)


Recent Posts
Archive
Seguinos en:
  • Facebook Basic Square