Memorias Italianas.

Asociación Familia Siciliana de Olavarría


Edición Anterior: 14 de Mayo de 2017

EDICIÓN IMPRESA // SOCIALES

De cara a la presentación del libro sobre los aluntinos en Olavarría

San Marco d´Alunzio, un pueblo de férreas tradiciones

Alicia E. Mogávero (*) Hace unos años atrás conocí a Tíndara Mirácola en ocasión de su estadía en Olavarría: había venido con sus padres desde San Marco d’Alunzio para visitar a su familia. Hace un tiempo, le pedí que escribiera algo para una publicación con historias de su ciudad y me envió casi un libro entero con la historia de San Marco. En el comienzo de su relato dice que "muchos, habiendo mirado desde la costa o de los campos áridos vecinos el pueblo de San Marco, aferrado a su monte marmóreo con las casas estrechas, como con miedo de volarse entre las rocas, tendrán la impresión de ver un típico pueblo de pesebres; esta imagen se repite cuando a la noche se ilumina de faroles que se confunden pronto con las otras miles estrellas de la noche. "Pocos, sin embargo conocen el hecho que en este pueblo, tal vez más que en otra parte, es posible vivir la atmósfera de Navidad más genuina y antigua, aquella que tantos conocen pero han olvidado o pueden sólo imaginar, teniendo de este mágico período del año conocido, el aspecto más mundano y consumista. Queridos amigos y parientes de Olavarría, es precisamente partiendo de esta época natalicia que quiero contarles cómo se vive la vida cotidiana en mi amado pueblo, San Marco d’Alunzio". Y después hace una descripción muy elocuente de su principal fiesta. "La tradición relativa al ciclo festivo que recuerda el nacimiento de Cristo, haciendo hincapié en la gran devoción de los aluntinos desde de los más ancianos, quienes defienden celosamente estas tradiciones, hasta los más jóvenes quienes en su conjunto participan en todas las ceremonias antes y después de la celebración de la Navidad". El pueblo, entonces, se nutre de "vestimentas típicas, cantos alusivos, representaciones conservando las tradiciones pero agregando cada año, los nuevos elementos que reclaman los temas de actualidad". Hay una costumbre, en particular, de esta festividad que relata de esta manera: "Una tradición es aún viva: la visita del Niño Jesús casa por casa. Después del día de Navidad, incluso por meses, la imagen del Niño Jesús, sacada del grupo de madera de la Sagrada Familia, es conducida por un grupo de niños y por un "sonador" de tambor por las casas de los barrios y allí dispensa bendiciones llevándose a todas las casas. Cada noche hace su parada en la última casa visitada, dónde está listo un importante altarcito ornamentado por telas, flores, bordados y todo lo que la fantasía popular puede considerar como precioso". Esto me recordó que en nuestra ciudad, en los días previos a la Navidad, la señorita Juana, que habitaba en el Colegio del Rosario recorría las casas de Olavarría con una canastita que portaba una imagen del Niño Jesús, y dejaba en cada casa una estampita con saludos navideños. Tíndara finaliza la descripción de todas estas actividades de esta manera: "Conmueve cómo las nuevas generaciones, no obstante el bienestar físico y material que las circunda, sienten ahora el peso de una tradición que no desean en absoluto hacer desaparecer, porque nutren de un profundo respeto en las confrontaciones de las generaciones más ancianas que, con resistencia, la ha preservado y transmitida a los más jóvenes, hasta y más allá del umbral del tercer milenio". He aquí explicado, pues, por qué ha debido comenzar contando este evento, porque aquí no está encerrada sólo la perdurable tradición, sino la historia de un pueblo, aquel aluntino, que ha señalado un carácter y el temperamento de cada uno de los habitantes. Ahora bien, ¿quiénes son los aluntinos? Son un pueblo laborioso e infatigable, que desde siempre ha sabido explotar las riquezas y las particularidades de su tierra dando brillo y decoro a San Marco d’Alunzio y al territorio circundante. Tíndara continúa su relato mencionando las fiestas "Giornada medievale", " el concurso internacional del arte herrero", "El bosque en Fiesta", las celebraciones más importante, por la devoción y el entusiasmo con cual se celebran son la fiesta de San Basilio Magno, de los santos protectores del pueblo San Marcos y San Nicolás y del Santo Crucifijo. Describe los templos, iglesias y monumentos de gran valor y cuenta que "el esplendor de esta antigua ciudad ha ido menguando sin privar a los aluntinos de aquella fuerza de ánimo y de aquella unión a los orígenes que la distinguen". Todo lo que hace que esta ciudad sea que actualmente San Marco d’Alunzio además de ser reconocida como Ciudad de Arte, es parte del Club dell’Anci (Asociación Nacional de Comunas Italianas) "I Borghi più belli d’Italia" (los pueblos más bellos de Italia). Y de esa gente, los aluntinos, de las historias de esos inmigrantes que llegaron a nuestra ciudad hace más de medio siglo, se trata la publicación que hemos llamado "Historias de los aluntinos en Olavarría, San Marco d’Alunzio" que será presentada por la Asociación Familia Siciliana de Olavarría el domingo 21 de mayo a las 16.30 en el salón de la Sociedad Italiana. (*) Asociación Familia Siciliana de Olavarría


Recent Posts
Archive
Seguinos en:
  • Facebook Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now