Memorias Italianas.

En el campo


Estas son las llamadas trojas, hechas de chalas de maíz donde se guarda el maíz en espiga. Con esto, mi mamá, en octubre de 1980, a raíz de una tormenta, tuvo un accidente cuando junto con mi papá tapaban con una luna la troja, el accidente le causó fracturas de vertebras lumbares y estuvo postrada 3 meses en cama; a raiz de una depresión por el accidente, quiso dejar el campo y fue a casa de mi hermana, estando antes en lo de mi tía Rosa. Mi hermana para ese entonces, por el comienzo de jardín de Martín habia alquilado una casa en Saladillo, ya que los 5 años anteriores convivían en el campo. Es por eso que Martín es uno de los sobrinos mas consustanciado con las vivencias campestres, ademas de ser el primer nieto, sobrino, muy mimado y casi el protagonista de todas las fotos.

En mi juventud me dediqué a juntar maíz, como era habitual para los muchachos de aquella época, en el campo de mi abuelo Eugenio, en lo de mi tío Esteban Bolla marido de mi tía Negra y también en lo de mis tíos Tito y Rosa. En ese entonces pensaba que me hacía la América.

La mesa debajo del parral donde está Martín con un pollo hibrido de casi 5kg.

En un cumpleaños de Martín, se ve a mi mamá convaleciente por el nombrado trauma de columna a causa del accidente.

Atardecer en el molino nuevo, no tengo fotos del molino viejo que construyó mi papá.

En la parte superior se ven las famosas casitas de horneros.

Arriba se ve a mi hermana Ana maría con su hijita Cecilia.

A la izquierda Martín tal vez en su primer día de escuela.

En la primera foto es en la chacra y siempre Martín presente rodeado de animales y de hermosas flores silvestres.

A la derecha, se ve a Martín y en el fondo se ve el galpón que también aparece en la foto de abajo, que fue construido en 1955 por mi papá ayudado en principio por Eduardo Cotognini del pueblo de Toledo; hay hijas de este hombre en Saladillo y la señora de Eduardo era de apellido Cavalli, hermana de Sarita quien vive actualmente y es suegra de mi hermana, mama de Juan Carlos Santilli. Aprovechando el nombrado apellido, destaco que vive Rosa Cavalli, señora del tío Juan y si no me equivoco tiene 96 o 97 años. Rosa es mama de Tito, el Negro y la Ñata Fanesi y también del ya fallecido Héctor que oportunamente aparecerá en alguna imagen de su casamiento.

Olvidaba comentar que a punto de partida de la construcción de ese galpón, se hicieron varios en las chacras, como una demostración de progreso y orgullo. A mi papá le apareció otro oficio, el de albañil además de carpintero, herrero y gasista. Verdaderamente una admiración porque yo en lo pragmático nulo, ni siquiera lo pude imitar.

Y abajo a la izquierda, el trío musical infantil, Martín con amiguitos en la casa que habían alquilado en Saladillo.

La hermosa madre gallina cobijando a sus hijos adoptivos gansitos que por lo visto, es un ejemplo de maternidad y no discrimina. Son muy fieles a sus hijos sin importar la especie.

No deja de ser emotivo el tractor que mi papá soñó tanto y le permitió despegar de los arados y demás elementos de tracción a sangre.

Cría de cerdos, sería la parte de cachorros, un poco más grande que los lechones, preparándolos para el engorde y mandarlos al tradicional Mercado de Liniers.

Fue una tendencia de la época, de casi la mayoría de los chacareros, que les permitía tener un ingreso extra. Hoy todo este movimiento que había en las chacras es nostálgico y prácticamente esos lugares son un desierto y testimonia esto las imágenes de las taperas que he publicado anteriormente. Este éxodo fue como consecuencia de políticas erróneas a partir de 1976, con el liberalismo a ultranza aplicado con el mal llamado Proceso de reorganización Nacional. Como podrán imaginar, sobran las palabras, las imágenes que he publicado lo dicen todo; como estaciones ferroviarias desérticas, industrias cerradas, etc.


Recent Posts
Archive
Seguinos en:
  • Facebook Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now