Memorias Italianas.

Familia Fanesi-Frontalini


Mis abuelos paternos, Nazareno Fanesi y Julia Frontalini, se casaron a principios del 1900, en una de las casas de mis tías aun hay una fotografía donde quedó retratada esa unión; no sé si en ese entonces se usaba el matrimonio por Registro Civil, pero no me cabe duda que hubo ceremonia religiosa dado el fervor religioso de mi abuela Julia que ya he mencionado. Ellos se radicaron en el medio rural en diferentes lugares del partido de Saladillo, por su puesto con chacareros.

De esta unión nació el primogénito Juan, con toda la impronta de ser el primer hijo, para ese entonces existía el mayorazgo. Mi tío Juan se dedicó esencialmente a la compra de aves, huevos, lechones, etc., lo habitual en aquella época, es decir que se dedicó a la parte comercial. Se casó con Rosa Cavalli, quien actualmente vive y tiene unos 95 años aproximadamente, con quien tuvo 4 hijos.

Le siguió el nacimiento de María, no se con exactitud si se casó, pero formó pareja con Carmelo Macchiaroli; a este hombre lo tengo en el recuerdo, porque fue el primer fallecido que vi cuando tenía 6 años aproximadamente y aun tengo en mi memoria la modalidad de los velorios de antes, a la típica usanza campesina e italiana; y pasado los años fue gran casualidad, cuando se inauguró el grupo de Teatro Italiano de Olavarría, debuté en la obra “Il morto che parla” donde yo interpretaba al personaje llamado Carmelo. De María y Carmelo nacieron 5 hijos.

Luego nació Rosa, actualmente vive y el próximo 30 de agosto cumplirá 95 años. Para entrar ya en esta mezcla de Fanesi-Rossi (Rosso), se caso y luego enviudo, con José Eugenio Rossi (Rosso), ambos padrinos de mi bautismo, y de esta unión nacieron 6 hijas con las cuales tengo un vínculo muy especial. Rosa y José fueron trabajadores rurales y dueños de tierras ubicadas en Colonia Broggi, ya nombrada por mí en varias oportunidades.

Después de Rosa, llegó Agustín, que por lo que he oído nació con un mellizo, pero no pude conseguir más testimonio, pero recuerdo que de niño me llamaba la atención. Agustín casado con Julia Ricci, otra familia emblemática de Colonia Broggi, los Ricci tenían 12 o 13 hijos y por mucho tiempo vivieron todos juntos. Del matrimonio de Agustín y Julia nacieron 2 hijos.

Luego nació José, y resalto este nombre porque fue mi padre, al cual tengo una gran admiración y por más que pase el tiempo siempre recuerdo de él, es que había perdido a su padre, Nazareno, cuando apenas tenía 9 años. José se casó con María Celina Rossi (Rosso), mi madre, hija de Eugenio y Ángela, esta última muy recordada por mi madre por sus sufrimientos y hay una fotografía donde se la ve con poco más de 55 años y demuestra 80; lo cual moviliza los sentimientos. De José y María Celina nacimos mi hermana Ana María y yo, el mayor; que también me tocó por supuesto, a semejanza de mi tío Juan, el mayorazgo y quizá influenciado más por mi mamá que por mi papá.

A mi papá le siguió Pascualina Anunciata, quien vive actualmente y tiene 88 años, se casó con Esteban Cruz Bolla quien luego falleció; no pudieron concebir hijos entonces adoptaron a un niño de un carrero, muy especial, y crió a una niña pero durante poco tiempo. Ellos también vivieron en Colonia Broggi y en la actualidad vive en Saladillo. En mis años de adolescencia trabajé con ellos, en la junta de maíz, cuando se realizaba a mano, con maletas enganchadas a la cintura y una aguja para abrir los choclos secos. Esa era mi posibilidad de hacer un poco de dinero. Mi tía de dedicaba a la cría de gallinas ponedoras y mi tío siempre me llamo la atención por su altura, parecía eunuco, era especial y yo lo admiraba, se dedico a presidir la comisión cooperadora de mi escuela primaria donde estudie 5 años para pasar luego a una escuela ubicada en el casco de la Estancia de Colonia Broggi.

Luego llegó Antonio, casado con Isolina Ricci (Chela), tuvieron 3 hijos; lo que recuerdo mucho de mi tío Antonio era la diferencia con mi padre en su forma de ser, para él para hacerse hombre había que tomar alcohol y fumar, totalmente opuesto el pensamiento de mi padre quien nunca fomentó eso en mí, pero eran muy unidos. Antonio dejo Colonia Broggi y en 1973 se radico en La Plata más o menos cuando yo comencé mi carrera de medicina en esa ciudad, lo visitaba y lo pasado en la infancia fue superado. Fue uno de los pocos Fanesi que rompió la tradición de estar en Saladillo, salvo la hermana que le sigue Julia (Chila), de la cual siempre me llamo la atención su gran obesidad, aunque es una característica de los Fanesi-Frontalini. Ella desde joven se radicó en Isidro Casanova, partido de La Matanza, se caso con Manuel Zarate y enviudó, él era oriundo de Saladillo y tuvieron 2 hijas, resaltaba su idiosincrasia del cono urbano y sus beneficios, hablaba maravillas de la vida porteña y en mi reducido mundo imaginario, me provocaba una situación de tristeza, dada mi condición de niño rural, que en la actualidad está totalmente superado.

Por último nació Roque, el más pequeño y mi abuela siempre decía que el abuelo había fallecido cuando él tenía 8 meses de edad. Como es obvio y respondiendo la asignación de su nombre, nació el 16 de agosto con el famoso pancito de San Roque. Muy sobreprotegido por su madre, casado con María Maurente, mí querida tía Mari y querida por todos. Cuando se casaron en 1957, la abuela Julia, por supuesto para no echar de menos a su protegido, se fue a vivir con ellos. Mi abuela vivió hasta 1975 y paso sus últimos días de esa primavera con su quinta, sus pavos, patos, gansos, todos sus animales y su infaltable horno de barro donde cocinaba sus panetones y su pan dulces. Roque y Mari tuvieron 2 hijos, mi tía Mari vive, mi tío Roque falleció y el destino le arrebató a temprana edad a sus 2 hijos, Nancy y Rubén, ambos con numerosos hijos.

Esta es la historia de la familia Fanesi-Frontalini.


Recent Posts
Archive
Seguinos en:
  • Facebook Basic Square